Centro Argentino de Musicoterapia e Investigación en Neurodesarrollo y Obstetricia

Beneficios de la musicoterapia

Algunos de los resultados obtenidos con nuestros tratamientos:

  • Mayor seguridad y autoestima: porque permite un modo de expresión no verbal el cual manifiesta estados emocionales del mundo interno del niño.
  • Mayor capacidad de expresión: el niño al realizar actividades musicales puede desenvolver su capacidad de elección en cuanto a instrumentos, formas de expresión y de acción.
  • Comunicación aumentativa: la comunicación por medio de pictogramas en actividades musicales permite que el niño pueda integrar poco a poco imágenes que le facilitan interactuar con el medio.
  • Intensificación de la capacidad creativa: el niño puede inventar su propia música y letra, ampliando su repertorio expresivo.
  • Intensificación de la capacidad memotécnica: se trabaja sobre la memoria, el recuerdo y la reducción de tiempo en las respuestas demoradas, estructurando aspectos rítmicos que pueden favorecer cuestiones motrices.
  • Nuevos aprendizajes: el trabajo con canciones favorece la adquisición de nuevos aprendizajes y funciona como medio de expresión, estimulación y motivación.
  • Estimulación motriz: la experiencia del movimiento y la ejecución de instrumentos promueven una atención dirigida hacia el propio cuerpo.
  • Control del tono: las actividades de relajación en los niños pueden favorecer la reducción del tono muscular en los casos de espasticidad o tono alto.
  • En relación con la visión: se motiva el sostén de la atención, la conexión y el contacto visual significativo.
  • En relación a la voz: se promueve un aumento de la vocalización por medio del canto y otras experiencias sonoras.
  • En relación a la personalidad: permite construir independencia eligiendo canciones y actividades, a la vez que despliega el mundo interno creando su propia música o bien, eligiendo la letra de alguna canción popular que lo represente.
  • En relación a la motricidad fina: permite adquirir mayor capacidad en el uso de las manos mientras se disfruta de una actividad musical usando instrumentos.
  • En relación a la motricidad gruesa: mejorías en la coordinación por medio de ejercicios rítmicos, a través del uso apropiado de canciones con movimiento.
  • En relación a las actividades de la vida diaria: permite trasladar lo aprendido en las sesiones a otros ámbitos, como el hogar y el colegio, facilitando así, implementar acciones relacionadas a los tiempos de espera, la escucha, la tolerancia, entre otras cosas.
  • Cada niño es único, por lo tanto sus posibilidades para alcanzar estos objetivos dependerán de sus características particulares.